Fundamentos De La Vida Cristiana Decimo Tema: La Mayordomia

balance-scales_zpsa6e74187

Modulo 1

Fundamentos De La Vida Cristiana

Decimo Tema: La Mayordomia

 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

1 Corintios 4:2

Introducción: En el griego la palabra mayordomo (oikonomos) significa “administrador” o “una persona a la cual es confiada la propiedad de otra persona”

Como discípulos de Jesús es importante recordar:

Dios es el dueño de todo. (Salmos 24:1)

Todo lo que tenemos viene de Dios. (Hch 17:25)

Vamos a dar cuenta a Dios.(Rom14:12)

Hay diversidad en lo que recibimos (Mat25:14-15)

Hay también diferencia en la responsabilidad (Luc 12:48)

  • La clave es la fidelidad. (1Cor 4:2)

La mayordomía del tiempo (Efe. 5:15-16) 


Cada uno de nosotros tiene el mismo tiempo que los demás, algunos quizá tengan más dinero, habilidad o influencia, pero cada uno tenemos 24 horas al día.

  • Como en la parábola de las minas, (Luc 19:11-27) a cada uno se nos da la misma cantidad, pero no todos lo usamos para producir lo más posible.

  • Cierto que no todos tenemos la misma capacidad, pero eso se puede ver en la parábola, y la recompensa al siervo con menor capacidad, pero que era igual de fiel, es la misma.

Nosotros no somos responsables por nuestra capacidad, pero si somos responsables de como invertimos nuestro tiempo.

Cada uno tenemos 168 horas en una semana ¿Cómo las usamos?

La diferencia del Total y las 168 horas pueden ser “tiempo perdido”. Jeremy Taylor escribió: “Dios ha dado al hombre un corto tiempo sobre la tierra y sin embargo sobre este corto tiempo depende la eternidad. Ningún hombre es mejor comerciante que el que gasta su tiempo en Dios.”

Principios para redimir el tiempo


Determina prioridades en tu vida (Luc 10:38-42)

  • Mucho del tiempo que en realidad no es perdido, se gasta en cosas de importancia secundaria.

  • Si examinamos nuestro tiempo veremos qué lugar estamos dando a lo espiritual o si lo hemos puesto en segundo lugar por aquello que solo es “bueno”.

Aprende a planear (Salmo 90:12)

  • Sin planeamiento apropiado siempre hay la tendencia de deslizar.

  • Nuestra vida es un plan de Dios, y hay ocupación apropiada para cada hora y el Señor nos guiará mientras oramos y planeamos.

  • En una actitud de oración pregunte: ¿Cómo puedo mejor planear este día?

  • El uso de calendarios es una práctica muy provechosa.

Elimina las pérdidas de tiempo(Neh6:3)

  • ¿Sé a dado cuenta cuánto tiempo puede gastar frente al televisor, o leyendo revistas o el periódico?

  • Como Nehemías debemos aprender a decir “NO” a todo lo que nos distraiga de llevar a cabo las prioridades en nuestra vida.

La mayordomía del dinero

Si amamos de veras al Señor, no habrá problemas en la administración de lo que tenemos.

  • No hubo problema para María de Betania que derramó para ungir al Señor un ungüento muy valioso. (Juan 12:3)

  • No lo hubo para la viuda que echó dos blancas (todo lo que tenia) en el arca de las ofrendas. (Luc. 21:1-4)

  • No lo hubo para los macedonios que, después de darse a sí mismos al Señor, dieron de su dinero “conforme a sus fuerzas y aun mas allá de sus fuerzas” (2Cor 8:3)

Tanto el dinero y el poder para obtenerlo son un don y una mayordomía hacia Dios.

  • No somos dueños sino solo administradores y debemos rendir cuentas de nuestra mayordomía.

Hay una conexión muy determinada entre debilidad en la vida espiritual y fracaso en la mayordomía del dinero.

No es casualidad que la Biblia hable tanto de este tema:

  • Uno de cada seis versículos en los evangelios sinópticos tiene que ver con el dinero, directa o indirectamente.

  • En 16 de las 38 parábolas de Jesús, envuelve el tema del dinero.

El Diezmo

Diezmar es dar a Dios una décima parte de todo lo que recibimos.

  • No es un donativo, sino el reconocimiento de su posesión en 
nuestra vida.

  • El diezmo pertenece al Señor y nos ha dado la administración del 90%.

Los diezmos fueron dados primero por Abraham, el padre de la fe, a Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo (Gén 14:18-20)

Jacob los prometió a Dios en reconocimiento por todas sus bendiciones. (Gén. 28:22)

  • Los israelitas debían dar los diezmos a los Levitas por su trabajo en el templo.

Los levitas, a su vez, dedicaban el diezmo del diezmo a Aarón (Núm 18:21-28).

En el Nuevo Testamento hay un cambio, pues ya no estamos bajo la ley sino bajo la gracia; “no hablo como quien manda” (2Cor 8:8) dice el apóstol Pablo refiriéndose a que el dar debe ser con una motivación de adoración, gratitud, y responsabilidad Cristiana. Sin embargo, en ninguna parte del Nuevo Testamento hay apoyo para que el cristiano ofrende al Señor menos que el diezmo. ¿No es superior la “ley de Cristo” que la “ley de Moisés?” El Señor dijo: “Si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entrareis en el reino de los cielos” (Mat 5:20)

  • “Diezmáis la menta y el eneldo y el comino y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.”(Mat 23:23)

Principios básicos para el dar:

Regularidad. (1Cor 16:2) “cada primer día de la semana” Tan pronto como el creyente recibe su salario, debe separar fielmente la parte destinada para el Señor, así como lo hace con la cantidad reservada para la renta, o el recibo de la electricidad.

Proporcionalidad (1Cor 16:2) “según haya prosperado” No se determina cantidad fija, ni se menciona el diezmo, pero claramente se da a entender que nuestras ofrendas deben ser según nuestro ingresos

Propósito (2Cor 9:7) “cada uno dé como propuso en su corazón” No debes permitir que las circunstancias del momento te detengan de ser fiel al Señor, recuerda que “el que el viento observa, no sembrará; y el que mira las nubes, no segará” (Ecl. 11:4)

Liberalidad (2Cor 9:6) “el que siembra generosamente,” La medida de Dios no es como la nuestra, Jesús dijo que la viuda que dio dos blancas, dio más que los demás.

Así que no es la cantidad sino el sacrificio que hacemos.

No la cantidad que damos, sino la cantidad que nos queda.

Si solo damos lo que nos sobra, tratando que no afecte nuestro bienestar, este no es el verdadero dar cristiano.

Buena voluntad (2Cor 9:7) “no por tristeza o por necesidad” Antes de venir a Cristo ¿cuánto gastábamos en diversiones, placeres y quizá vicios? No te dolía lo que gastabas a pesar que no te satisfacía. Ahora que Cristo nos ha salvado, debe ser un gozo el poder contribuir para Su obra.

La mayordomía de nuestros dones

La Biblia enseña que cada creyente ha recibido de Dios algún don espiritual. “Cada uno tiene su propio don de Dios” (1Cor 7:7)

  • “A cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho” (1Cor 12:7)

  • “A cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo”(Efe 4:7)

Un don espiritual es una capacidad para trabajo espiritual.

  • Te capacita para servir de tal manera que la gente que sirves recibe beneficio espiritual y Dios es glorificado. En otras palabras, tu don espiritual es la herramienta que Dios te da para que hagas el trabajo que El te pide.

  • Un don espiritual no es lo mismo que un talento natural. Todo el mundo tiene talentos, pero solo los que han nacido de nuevo tienen dones espirituales. Los talentos, por supuesto son de Dios. Y después de que una persona se haya convertido, es muy posible que Dios le dé el don espiritual que le permita usar su talento para bendecir a otro y glorificar a Dios. ¡Pero los talentos naturales por si solos no producen tales efectos!

¿Qué debemos hacer?

Descubre tu don Empieza por estudiar los dones hay más de veinte. (Rom 12:6-8, 1Cor 12:8-10, 1Cor 12:28-30, Efe 4:11)

  • Ora por sabiduría, el Señor quiere que sepas lo que te ha dado. “No quiero que ignoréis acerca de los dones espirituales” (1Cor 12:1)

Dedica tu don al Señor Recuerda que es para servir a otros y glorificar al Señor. “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” (1Pedro 4:10) En otras palabras úsalo.

Desarrolla tu don El apóstol Pablo escribió: “No descuides el don que hay en ti” (1Tim 4:14) “Te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti” (2Tim 1:6) ¡Si eres fiel en el desarrollo de tu don, tu trabajo no será en vano, los perdidos serán traídos a Cristo y los salvos serán edificados en la fe!

2 responses to “Fundamentos De La Vida Cristiana Decimo Tema: La Mayordomia

  1. Llename y llename

    Señor gracias por lo que haces. Espíritu Santo ven y llenanos con tu poder y dones espirituales.

    1Tim 4:14 No descuides el don que hay en ti

Llene La Parte Inferior de esta Pagina, Si Desea Poner Su Comentarios, Testimonio, Pensamientos (Para El Publico, o sea que aparezcan en esta pagina para que otros puedan leer y ser bendecidos)

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s